El PSOE prohibirá los toros en cuatro fases a las que ha denominado «la desestocada»

El PSOE prohibirá los toros en cuatro fases a las que ha denominado «la desestocada»

Muere un arte centenario que sin lugar a dudas provocará la extinción del toro bravo.

El gobierno de Pedro Sánchez llevará a cabo su plan de prohibir la práctica del toreo, un arte tan arraigado en la historia de nuestro país que dejará para siempre un vacío en el corazón de todos los españoles.

La impopular medida a la que han llamado la desestocada será ejecutada en cuatro fases. Detallamos a continuación lo que se puede y no se puede hacer en cada una de ellas:

Fase 0. Preparatoria, es la etapa de preparación de la transición. Durante la misma las corridas de toros serán celebradas como de costumbre, pero los vítores del público sufrirán algunas modificaciones. A modo de ejemplo, ya no podrá gritarse ¡Olé! ante un pase de muleta, debiendo hacer uso de una terminología más progresista como sería “me putoflipa” o “what the fuck”. Además, los trompetistas que amenizan con pasodobles ceñirán su programa musical a canciones de Rosalía.

Fase 1. En este punto el aforo de las plazas queda limitado a un 50% de su capacidad. Otra de las medidas recaerá sobre la indumentaria del matador cuando se enfrenta a su enemigo en el ruedo. El gobierno contará con la colaboración de Palomo Spain como firma encargada de diseñar un elemento tan importante como es el traje de luces. “Estamos preparando un desfile con diferentes opciones inspiradas en tendencias actuales como son colores caqui, faldas escocesas, mallas de leopardo o sandalias planas” informaba el creador de la firma.

Fase 2. Esta fase recoge medidas como la sustitución de las banderillas por palmetazos en el lomo del astado. Como si de collejas se tratara, el torero saltará a pies juntillas y a mano abierta golpeará al toro de la misma manera que se mata un mosquito en la espalda de la suegra. El capote será otro de los elementos que sufrirá modificaciones. En lugar del llamativo color rojo se estampará la cara de Mariano Rajoy para que las ganas de embestir del animal se conviertan en pena y lástima, eliminando así cualquier atisbo de agresividad.

Fase 3. A pesar de que esté científicamente comprobado por la Real Universidad Ortega Cano que el toro no sufre, el gobierno social-comunista impedirá como medida final el momento culmen de toda corrida, la suerte suprema, el colofón, es decir, la estocada. El toro por tanto recibirá el indulto aunque no hubiese demostrado durante la lidia su casta y pureza. “A ver ahora qué hacemos los toreros con las ganas de matar, no hay derecho, que no nos dejen asesinar al toro ya es una salvajada pero que ni si quiera nos permitan darle de ostias con un palo es inhumano” confesaba el maestro El Carnicero de Triana.

Una vez finalizada la fase 3 entraremos en lo que se conoce como la nueva normalidad. Las plazas de toros serán destinadas al cultivo de verduras ecológicas y sus localidades quedarán ocupadas por jubilados que supervisen el trabajo de los agricultores.

Compártelo: